Maternidad

Mi tratamiento de fertilidad

¡Hola!

Hoy os traigo un post muy personal (y largo, coged un café o algo que os guste mientras…jaja) que a la vez tenía muchísimas ganas de hacer, hay tanto que contar que tan siquiera se por dónde empezar. Lo único que se es que quiero contarlo, y que a gente de mi alrededor le puede parecer mejor o peor pero es algo mío y sólo mío y de mi pareja (que por cierto ha llevado siempre el tema con total naturalidad, como yo) y porque hay que derribar estos muros y estos tabúes que rodean la infertilidad, no hay que esconderse porque no es nada malo, sólo somos personas que debemos luchar un poco más por conseguir nuestro sueño de ser papás. Por culpa de las barreras una se siente bastante sola e incomprendida entre tanta lucha de hormona (por si, eso son hormonas de las puñeteras y continuos altibajos y no este paseo del embarazo…).

En septiembre de 2015 nos casamos, y poco después decidimos que queríamos que llegara un retoñito, nos apetecía mucho a los dos, siempre hemos tenido muy claro que queríamos formar nuestra familia y las condiciones eran favorables…pensamos que era el momento, así que cogí cita para el médico de cabecera para que me mandara una revisión ginecológica y empecé a tomar ácido fólico (muy importante tomarlo antes de la búsqueda para prevenir malformaciones fetales como la espina bífida).

Yo ya sabía que lo mío no sería tarea fácil, tengo ovarios poliquísticos y unos descontroles brutales con mi regla. Los síntomas del ovario poliquistico estaban dormiditos por el uso de la píldora anticonceptiva durante más de diez años, así que no sabía como estaba mi cuerpo cuando la dejara. La sorpresa fue que mi regla nunca apareció, pasó un mes, dos, tres, cuatro…ni rastro, así que volví al médico y volvió a derivarme a ginecología y me hice un seguro privado para poder tener la segunda opinión de un gine del que me habían hablado muy bien aquí en mi ciudad.

En mayo de 2016 empezamos con pruebas de todo tipo, quieren ver cómo están mis hormonas para descartar una posible menopausea precoz o insuficiencia ovárica, hay que hacer la analítica hormonal entre el día 3 y 5 del ciclo (¿No sirve hacerla en el día 120 del ciclo? jaja!) así que me mandan tomar 5 días una pastilla de Primolut-Nor, una progesterona sintética que me servirá para provocarme la regla y una vez llegara tendría que sacarme sangre entre el tercer y quinto día. Esta medicación me provocaba:

  • Sueño brutal y cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Estómago revuelto

Sale que está todo bien, todo corresponde con una mujer fértil de mi edad por aquel entonces, vamos a mirar si tengo resistencia a la insulina (típico en ovarios poliquísticos) para probar con Metformina y ver si por ahí tenemos alguna posibilidad, vuelta a sacarme sangre, esta vez en el público (la otra me la mandó el privado pero me la hice por lo público para que tuvieran allí todo mientras no tenía mi cita, ya sabemos que allí van algo más lentos).

No tenía nada, descartan el tratamiento con Metformina porque tiene muchísimos efectos secundarios estomacales y no me merecería la pena. En agosto me dicen en el público (por cierto, todo esto fue llevado por ginecología patológica en la seguridad social) que intentemos con progesterona, tomarla 15 días si, 15 días no, para hacer ciclos y ver si mi cuerpo responde. La progesterona que me mandan esta vez es Progeffik de 200mg, son ovulos que pueden tomarse vía oral o ponerlos vía vaginal. Me recomiendan probar vía oral primero. Los síntomas que me daba esta medicación es:

  • Mucho, mucho, muchísimo sueño (direis claro, como en el embarazo… pues no, peor)
  • Piel grasa y granos en la cara.
  • Retención de líquidos e hinchazón (esos 15 días solía ganar unos 2,5kg mínimo, luego los perdía al dejarlas para que viniera la regla).
  • Cabello muy graso, tengo el pelo seco y tuve que comprar un champú específico para ver si lo arreglaba…
  • Adelanto de la regla. Siempre me venía la regla a los 7-10 días de tomar la pastilla por lo que tenía ciclos muy cortos.

Poco agradable, la verdad y lo peor: para nada. tras 2 meses así, en octubre de 2016 volví al médico privado y le dije lo que me habían dicho en el público. Me dijo que en mi caso la progesterona no me haría ovular, que era mi principal problema: los ciclos anovulatorios. Le manda a Carlos al urólogo para que se haga un seminograma.

El seminograma de Carlos es mejor que bueno, por lo que podríamos probar un tratamiento de inseminación artificial o relaciones programadas antes de una FIV (más costosa y más invasiva), y en Noviembre de 2016 empezamos el tratamiento con Omifin.

Omifin es un inductor de la ovulación que se obtiene con receta médica que debe tomarse como te especifique tu ginecólogo (a mi me la mandaba entre los días 3 y 7 del ciclo menstrual) y nos servirá para “arrancar el ciclo”. En principio tomé 50mg al día, una pastilla y podríamos hacer el tratamiento sin riesgo para mi salud durante 6 ciclos. Los síntomas que me daba esta medicación eran:

  • Mucha depresión, estaba muy triste cuando tomaba Omifin, lloraba sin motivo y me sentía muy mal anímicamente.
  • Visión borrosa, no conseguía ver bien tomando Omifin, se me cruzaba todo en la vista.
  • Mareos y vértigos. Tenía que pasar el día en la cama esos 5 días que tomaba Omifin del mareo tan grande que me daba, todo me daba vueltas.

En el día 15 del ciclo tenía que volver a mi ginecólogo para que me viera si había ovulado o estaba a punto de hacerlo, y ya nos daba instrucciones de cuando “hacer los deberes” o bien me decía que volviera en un par de días por si estaba muy verde. Luego me indicaba cuando tenía que ponerme la progesterona (ayuda a que el embrion “se agarre” en caso de que haya fecundación) y cuando la tenía que dejar y ya me bajaría la regla si no estaba embarazada una vez dejara la progesterona, o antes. Esto lo repetimos los 6 ciclos.

Mientras, en la seguridad social en el mes de Diciembre de 2016 me mandaron la histerosalpingografía y una especie de preoperatorio para mandarme a fertilidad. Después de un año de búsqueda no teníamos nada y ya me dijeron que me derivarían con todas las pruebas hechas. Me fui a casa con un papel que indicaba que tenía esterilidad primaria, que aunque una lo sabe, es muy feito leerlo… La histero me la hice por lo privado pues aunque con Omifin tenía la regla mis ciclos no eran exactamente regulares, y era dificilísimo coger la cita previa, así que barco a Algeciras (en Ceuta por lo privado no la hacían) y a hacer una de las pruebas más desagradables que me he hecho: la histerosalpingografía. Salió todo correctamente de nuevo, se confirma que mi problema es la anovulación.

En febrero de 2017 entrego todas las pruebas y me apuntan en la lista de fertilidad, para que me llamen para citarme. Yo sigo con el Omifin.

En junio de 2017 mi ginecólogo me dice que el último intento de Omifin (ya era el 6º) probemos con tomar 100mg, dos pastillas al día…que fue fatal porque los síntomas se duplicaron también! Le juré a mi marido que porque era el último pero que no tomaría más ese tratamiento del demonio. Estaba agotada, de engordar y adelgazar todos los meses, de que fuera todo para nada, de tanta hormona, tanto síntoma y tanta medicación durante tantos meses. En ese mismo mes me llaman de fertilidad, que van a hacerme una entrevista (tanto a mi como a mi marido) y un cultivo vaginal para mandar todas las pruebas a evacuación y hacerme una inseminación artificial en el hospital de Cádiz Puerta del Mar (en Ceuta no hacen técnicas de reproducción todavía y tienen que derivar).

Nos hacen una entrevista super completa y un cultivo vaginal que era la única prueba que me quedaba y me preparan un informe para que me deriven al hospital de Cádiz que tengo que dejar en evacuaciones. Le conté a la doctora que estaba en mi último ciclo de Omifin y me recomendó utilizar los test de ovulación. Yo ya los había usado al principio pero al no ovular dejé de tirar el dinero…de todas formas como era el último ciclo compré una caja de los de ClearBlue. Fin de todo los trámites y de todo el papeleo ¡Por fin! ya solo nos queda relajarnos y si el último ciclo de Omifin no sale nos haríamos la inseminación por la Seguridad Social. Teniamos también un plan C, ya habíamos visto una clínica de fertilidad para hacernos a finales de año una FIV si las inseminaciones no cuajaban.

Terminado el ciclo de Omifin y los óvulos de progesterona la regla no me venía, le dí de margen media semana hasta que me empezaron los síntomas y tras dos test de embarazo ya no cabía duda de que mi peque estaba dentro de mi, del tamaño de una semillita…el resto de la historia ya la sabéis de mi video del primer trimestre de embarazo. Los 100mg de Omifin habían funcionado, se acabaron las hormonas sintéticas, los tratamientos, levantarme y tomarme la temperatura basal, contar los días para la regla, tener relaciones cuando nos decía el médico, la presión social, la presión, en general…y no, no me he quedado embarazada porque me he relajado, frase a las infértiles por excelencia (cuantas FIV nos ahorraríamos si nos fueramos a Punta Cana a un todo incluido…más barato y más placentero por cierto), ni porque he dejado de obsesionarme, ni porque estaba menos presionada…al contrario, al ser el último mes ¡estaba atacada! No sabéis lo difícil que es relajarse si de 3-5 del ciclo tienes que tomar un tratamiento, el 15 visitar el ginecólogo, el 17 comenzar con otro tratamiento…y contar 15 días a ver si la regla aparece o no para ver si todo este jaleo ha funcionado, mientras siguen haciéndote pruebas en cada ciclo.

Y ya está bien de “todo llega cuando tiene que llegar”, “todo llega en su momento justo”, “paciencia”, “tengo una prima/sobrina/hermana que se apuntó en la lista de fertilidad y se quedó sola”, esto únicamente lo entiende quienes lo sufrimos y quienes lo pasamos, quienes lloramos tras ver que otra vez ha venido la regla o el test ha salido negativo, quienes tenemos que estar hormonadas hasta las trancas con todos los síntomas y ver que pasan los meses y no llega…ánimo a todas esas luchadoras que cada día se levantan pensando en que quieren tener a sus bebés con ellas algún día y se encuentran de frente con la infertilidad. Lo vais a conseguir, ¡no lo dudéis!

Gracias por estar y por haber llegado hasta aquí <3

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply